¿De qué hablamos cuando hablamos de Open Banking y Open Finance?

2022-07-07/Ximena Aleman - Prometeo/4 min
¿De qué hablamos cuando hablamos de Open Banking y Open Finance?
  1. Open Banking y Open Finance
  2. Open Banking como pionero de la información abierta
  3. Open Banking y Open Finance ¿completamente diferentes?

El Open Banking o banca abierta consiste en compartir información financiera del usuario a través de una interfaz de programación de aplicaciones, mejor conocidas como API. El acceso a esta información permite que terceros puedan desarrollar nuevas aplicaciones y servicios financieros pensados en necesidades puntuales de los usuarios.

Contrario a lo que se cree, esta apertura a la información no pretende hacerse de manera irregular, sino exclusivamente con previa autorización del usuario. Open Banking tiene la premisa de que la información bancaria no pertenece a los bancos, sino a los usuarios, y deben ser ellos los que decidan quiénes pueden (o no) tener acceso a ella.

De esta manera, se ha entendido Open Banking como una tendencia que aumenta la competencia y la innovación en la industria bancaria y permite al usuario disfrutar de una gama más amplia de soluciones.

Open Banking y Open Finance

Open Finance se puede entender como una extensión de Open Banking que abarca todo tipo de productos y servicios financieros, no solo los bancos tradicionales.

En términos simples, Open Finance se desprende de Open Banking, y plantea llevar la noción de la banca abierta a otros espacios aparte de los bancos, donde hay comportamientos financieros sobre los cuales identificar necesidades y diseñar soluciones.

Gracias a Open Banking y Open Finance los consumidores pueden:

  • Tener acceso a una gama más amplia de productos y servicios financieros.
  • Acceder a servicios y productos personalizados, generados a partir de la información a la que terceros han accedido con previa autorización.
  • Contribuir a la inclusión financiera al brindar información que ayuda a crear nuevas soluciones o mejorar servicios existentes que surgen de comportamientos financieros que antes solo eran visibles para los bancos.

Open Banking como pionero de la información abierta

Open Banking ha evolucionado de diferentes formas. En la Unión Europea, el Reino Unido, Corea del Sur, Australia y la India, los gobiernos han exigido a los grandes bancos que abran sus enormes cantidades de cuentas de clientes a otras empresas; con el fin de estimular la competencia.

En Estados Unidos y China, Open Banking es un movimiento liderado por el mercado, con empresas que establecen relaciones de banca abierta entre ellas.

Igualmente, el impacto que ha tenido en regiones como Latinoamérica, ha permitido que países como México, Brasil, Chile y Colombia hayan establecido, o empezado a establecer, leyes y regulaciones que impulsen esta tendencia.

Open Banking y Open Finance ¿completamente diferentes?

En muchos lugares, los términos Open Banking y Open Finance se usan indistintamente, sin embargo, en realidad existe una diferencia fundamental entre los dos: uno ya tiene un marco legal y regulatorio que respalda su implementación y el otro no.

El problema con el Open Finance en el Reino Unido y en los Estados Unidos, a diferencia del Open Banking, es que aún no existe un marco legal o regulatorio seguro para implementarlo, por lo que todavía el sector de servicios financieros está trabajando en múltiples iniciativas para que esto funcione.

Sin embargo, en América Latina el panorama es diferente. México ha sido uno de los países pioneros y más avanzados en la regulación del Open Banking. En 2018, el país emitió su Ley Fintech o Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, que incluyó una serie de reglas específicas para la implementación del Open Banking. Este marco legal también brindó a las fintechs una mayor certeza regulatoria en torno al crowdfunding, los métodos de pago y las criptomonedas.

El primer conjunto de reglas de Open Finance fue publicado por la CNBV (la Comisión Nacional Bancaria y de Valores) en el Diario Oficial de la Federación en junio de 2020 y estableció que todas las instituciones financieras y empresas de tecnología financiera deberán compartir sus datos a través de APIs estandarizadas de manera obligatoria.

Durante los últimos años, América Latina ha tenido un enfoque pro-innovación en cuanto a la regulación financiera. Sin embargo, este avance no se ha desarrollado al mismo ritmo en todos los países de la región. Países como Brasil y México están avanzando rápido y ya están trabajando en crear leyes para regular el Open Finance, optando por un camino regulatorio similar al de Europa. Pero otros países el proceso va a otras velocidades y aún se carece de la normativa, pero las prácticas e impactos en torno a esta tendencia han evidenciado un interés por regularla.

En Prometeo, creemos que si las finanzas abiertas continúan acelerándose, podrían remodelar el ecosistema global de servicios financieros y cambiar la idea misma de lo que es la banca. Sin embargo, como el Open Banking, el Open Finance no es un final sino un nuevo paso que nos acercará al Open Data y a un mundo basado en datos en el que todos los ecosistemas (servicios públicos, información sanitaria, telecomunicaciones) estarán conectados.

Si quieres conocer más sobre Prometeo y los beneficios de nuestras APIs, contáctanos para recibir más información.

form_390x390
Agendar llamada

Conoce cómo nuestras APIs pueden optimizar tus servicios






Etiquetas:RegulaciónFintech

Suscríbete a nuestro newsletter

Recibe en tu casilla de correo las últimas novedades de Prometeo.







form-newsletter-es
2024 Prometeo Open Banking
Contacto: +598 9672 6320